Cuando Pablo Neruda me llevaba a pasear por Isla Negra

A Patricio Contreras.

 

La cuarentena está permitiendo encontrarnos con el arte, con  el teatro, con la literatura. Todo aparece como un juego poético en la vida de todos los días. Lo cotidiano pasa a ser extraordinario. Uno revisa los archivos, los papeles estancados, como grandes mapas que señalan dónde estaba guardado el tesoro.

Resulta que una mañana me encuentro con un libro de Pablo Neruda titulado “Las uvas y el viento”, editado por Nascimento en Santiago de Chile el día 4 de junio de 1953 a las 6 de la tarde (así está registrada la fecha de edición). El libro está dedicado por Pablo Neruda a: Elba Fábregas, Javier Villafañe, Juan Cristóbal Villafañe (que soy yo), a la Andariega, a la poesía, con amor y su firma, con la fecha del 30 marzo del año 1954.

Dentro del libro aparecen otros papeles antiguos que reconfirman hechos que en su momento me habían contado y que yo mantuve siempre en mi memoria. Pablo Neruda había invitado a mis padres a festejar su cumpleaños. En esa oportunidad Javier y Elba le regalaron a Pablo una función de títeres. La jornada, según consta en la invitación oficial, tuvo lugar el sábado 3 de abril a las 21 hs en la calle Huérfanos 713, piso 8, en Santiago de Chile. Guardo también dentro del libro el menú de la cena que se ofreció para el cumpleaños de Neruda.

Mis padres me contaron que, durante una ceremonia especial, Pablo Neruda me bautizó con vino para que “el niño sea en el futuro un poeta”. Este bautismo se transformó, más tarde,  en un debate familiar acerca de la conveniencia de que Neruda me haya otorgado tal nombramiento desde tan niño. Mi madre, particularmente, reconociendo mis andanzas por el mundo, el salir solo para andar a caballo, el dedicarme a la caza o a la pesca de tarariras en el río, pensaba que aquel destino ya no se iba a cumplir. Yo, en mi primera adolescencia, no estaba tan atento a las necesidades líricas que cualquier aprendiz de escritor que se digne de ser tal necesita cultivar. Si bien vivía dentro de un teatro, con grandes bibliotecas, centenares de títeres colgados en las paredes, un escenario generoso, un escritorio, un taller de pintura, un centro de música, mis prácticas personales no daban muchas señales sobre lo que implicaba ser un digno futuro escritor. Recién a los dieciséis años comencé el juego con metáforas e imágenes y a tener cierta conciencia de la escritura poética.

Pablo Neruda me llevaba cuando era un niño a pasear por Isla Negra y yo siempre guardo el recuerdo de una casa llena de caracoles y platos de cerámica con peces dibujados. También los galopes a caballo por la nieve en los viajes hacia la cordillera y el gran impacto del mar como un gran recuerdo feliz que tengo de este mundo. Mi hermano Emilio nació en Santiago de Chile en 1955. Luego con mi familia nos radicamos en la Provincia de Buenos Aires.

Encontré el texto de Neruda trabajando con un libro de poemas que ya casi tengo terminado. El poemario, bajo la autorización expresa de Leopoldo “Teuco” Castilla, se titula: “El Corte Argentino”. Los poemas, en cada uno de sus capítulos, recuerdan a los amigos de mis padres, como  Leda Valladares, Ariel Bufano, Jorge Enrique Adoum, Emilio Petorutti, Miguel Angel Asturias, Enrique Wernicke,  Violeta Parra, Vicente Marotta, Hamlet Lima Quintana, Luis Diego Pedreira, Enrique Molina, Maria Elena Walsh, Mario Jorge De Lellis, Mario “Pepe” Quintana y, por cierto, Pablo Neruda,  que representaron en mi infancia mis primeras experiencias poéticas y artísticas. Un libro que reúne el mundo familiar, la niñez, el río, y una gran naturaleza invadida por un teatro. Agrego a esta nota el poema de mi libro que está dedicado a Pablo Neruda sobre aquella hermosa experiencia, cuando el poeta chileno me llevaba a caminar por la orilla del mar.

 

 

Pablo Neruda 1954. Los caballos galopan en la nieve.

 

Los caballos galopan en la nieve

Paisaje blanco de un niño iluminado por el sol

Con esas frutas que te traje de Europa

Uvas del viento que te puse en el fuego,

En un mar, en una isla encendida en tu copa de vidrio

Te llevo ahora de la mano para que me recuerdes

Que viste estos caracoles y este plato de peces

Cuando todos los años hayan pasado hasta que escribas la carta final

La ruta del sur al borde del agua

Y salpiquen como la magia de los días en que estuvimos juntos

Y presentemos otra vez mi libro sobre la sangre de aquel tiempo

Y que veas mi letra verde que te recuerde el día

La ventura de saber que una vez nos vimos en la isla

Y tú eras tan niño en esa tarde marítima en que te dije todo

Abre ahora en la segunda página el amor que tiene mi firma

Y salta una vez más del caballo que la nieve abunda

Como el vino de estas uvas que te traje de mis primeros viajes

Cuando puedas comprender la importancia que tienen las cosas

Y que sepas más de mí en la vida final que fue tan triste

Porque tuve que irme cuando me traicionaron en mi pueblo profundo

Mis poemas escritos en la altura y en el brillo del agua de la isla que ya viste

Tomado de mi mano cuando apenas hablabas

Eras tan niño con ese brillo de sol extendido que ya casi no recuerdo

Si el brillo no era el mar sobre la tierra

O era esa carreta donde viajabas en el teatro que te vio nacer

Y viniste a visitarme para que te derrame el vino sobre tu primer viento con las uvas.

Y que te espero de nuevo cuando vuelvas a la entrada del mundo, en la patria de al lado.

 

Juano Villafañe

Poeta, Gestor cultural, Director artístico del Centro Cultural de la Cooperación

 

Agradezco la ilustración de Alejandra Conti

Banquete para la cultura independiente

Por Paula Sabatés. Los festivales del CCC, todos con diferentes temáticas, espectáculos y públicos, inauguran la temporada 2017. Hoy empiezan los ya clásicos Festival del Amor y el Novísima Dramaturgia Argentina, y mañana arrancan el Humoris Causa y el Ciclo de Títeres y Objetos.


 

El Centro Cultural de la Cooperación programa cuatro festivales

Ni uno, ni dos, ni tres. El Centro Cultural de la Cooperación pone en marcha este fin de semana ¡cuatro! festivales para inaugurar la temporada de este año, todos con diferentes temáticas, espectáculos y públicos. Hoy empiezan los ya clásicos Festival del Amor y el Novísima Dramaturgia Argentina y mañana arrancan el Humoris Causa y el Ciclo de Títeres y Objetos, también emblema del espacio cultural. “Los festivales están siempre asociados a las fiestas y celebraciones culturales que permiten abordajes temáticos o por disciplina artística. Además multiplican los públicos y permiten concentrar en pocos días una cantidad importante de espectáculos”, explica a PáginaI12 Juano Villafañe, director artístico del CCC y responsable de la programación. Leer más

“El títere es un personaje inimputable”

Por Karina Micheletto. Juan Carlos Junio, Juano Villafañe y Antoaneta Madjarova no ocultan su satisfacción por lo que significa este premio, en el contexto de una enorme producción titiritera que va más allá del universo infantil: “Los títeres tienen una historia muy importante”.


Argentina es tierra de títeres y de titiriteros. Lo verifica un repaso por la gran producción que pudo verse este año en cartelera, y también por creadores fundantes como Javier Villafañe. Un premio que lleva su nombre –único en el país y en Latinoamérica dedicado a la disciplina– pone de relieve este arte, en lo que significa todo un reconocimiento a este desarrollo. Leer más

La juventud constante

«Gorostiza nos demostró también que era posible desde sus primeros juegos con la magia de los títeres hasta sus últimos días»*


Carlos Gorostiza tenía una sensibilidad especial y una calidad humana extraordinaria. Siempre decía que estaba agradecido a la vida y recordaba justamente con mucho placer haber comenzado su trayectoria artística en su juventud haciendo títeres y escribiendo poesía. Le encantaba la magia del juego con los muñecos, las imágenes móviles. Leer más

“Los títeres son inimputables»

Por Paula Sabatés. Antoaneta Madjarova y Juano Villafañe explican el alcance de los premios que otorga el Centro Cultural de la Cooperación, únicos que realizan un recorrido detallados de todas las disciplinas que se involucran en el arte de las historias contadas por muñecos.


HOY SE REALIZA LA SEGUNDA EDICIÓN DE LOS PREMIOS JAVIER VILLAFAÑE

Hace dos años, cuando el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini festejó su primera década, Antoaneta Madjarova, actriz, titiritera y coordinadora del Área de Títeres y Espectáculos Infantiles de esa institución, impulsó el Premio Javier Villafañe al teatro de títeres y objetos, único galardón en todo el continente que reconoce específicamente a esa disciplina. Leer más

Un verano para divertirse

Por La Nación Espectáculos. Criterio: Juano Villafañe programó diversos espectáculos de títeres en los cuales privilegia la comunicación con los chicos.


«A esta sala, la Javier Villafañe, viene un público muy especial. Hay algunas familias que pasean por Corrientes, pasan y entran: vienen por primera vez. Pero la mayoría es gente que conoce el lugar y quiere ver lo que nosotros le presentamos. Los sábados y domingos tenemos de 20 a 30 llamadas para reservas. Casi todas, de cartelera. También sabemos que se pasan el dato entre los adultos, y que los chicos quieren volver; se van encariñando con el lugar… Tenemos algunos que ya han venido varias veces…» Leer más